planeta rojo

Hemos jugado: Misión Planeta Rojo

            Con la tecnología en rápido desarrollo y la población humana en crecimiento, tenemos una extrema necesidad de combustible. Afortunadamente, las sondas automáticas enviadas a Marte han descubierto celerium, un mineral que puede ser quemado para producir diez mil veces más energía que una máquina de vapor y  sylvanite y hielo que nos podría ser útil para  terraformar el planeta.

             Debemos tomar la delantera y hacernos con esos minerales antes que otras corporaciones minera lo hagan, lo que nos podría hacer inmensamente ricos.

planeta rojo 2

            Para esto seleccionaremos de forma secreta a uno de nuestro 9 empleados cuya característica nos permita tener mayoría de astronautas en los mejores yacimientos e intentar desbaratar los planes de colonización de nuestros rivales y si para ello debemos destruir sus naves lo haremos.

          En fin, un juego para romper amistades de toda la vida, juegas constantemente presionado intentando adivinar que personaje jugarán tus rivales y como puedes minimizar tus daños (que los habrá seguro) y a su vez causar los mayores estragos posibles a los astronautas de tus queridos amigos. Suena Divertido??, no lo dudes.

planeta rojo 3

            El juego tiene un parecido importante a “Imhotep”, en lugar de piedras emplea astronautas (muy chulos) y sustituye los barcos por  naves espaciales, ambos juegos son rápidos de jugar y de aprender y actos para todos los públicos, para mi gusto “Imhotep” tiene una estrategia mas elegante y menos caótica, si bien “Misión Planeta Rojo” añade algo más de incertidumbre, caos y diversión, sería un party game si no fuera por la tensión que genera y que no sabes si reír o llorar con la última puñalada en to la frente, cuantos más jugadores mas caos.

             Conclusión, 7.25, la mejor palabra para definir a este juego es “simpático”, del tipo “cariño estas desnudo??” y contestas “Siiii!!!!”, “pues vístete y saca al perro!!!”.

                No apto para jugadores que quieran tenerlo todo bajo control.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *